Wednesday, 8 June 2011

Midnight in Paris

“A las cuatro de la mañana nunca se sabe si es demasiado tarde o demasiado temprano”, dijo una vez Woody Allen. Por eso en su nueva película la magia ocurre a media noche, ni un minuto antes ni un minuto después. La magia la experimenta el protagonista a esa hora, pero el espectador lo hace a lo largo de todo el film. Con esta película, Woody no hace otra cosa que corroborar lo que ya sabíamos: que es un genio.

La película es una mezcla explosiva de humor, inteligencia y cultura que hace que el espectador desee que no termine nunca. El protagonista, un escritor que está trabajando en su primera novela, siente lo que otros muchos artistas han sentido en su vida: que no pertenecen a la época en la que viven, que se equivocaron de época y lugar al nacer.

La magia de la ciudad de las luces, y sus misteriosas calles y gentes transportan a Gil (Owen Wilson) al París de los años 20 donde conocerá a las personalidades más bohemias de la época, desde Picasso hasta los surrealistas españoles Buñuel y Dalí.

Además, la película cuenta con un reparto de lujo: la preciosa francesa Marion Cotillard, Adrien Brody, Rachel McAdams y la mismísima mujer de Sarkozy, Carla Bruni. Pero, sobre todo, Woody Allen ha descubierto a un grandísimo Owen Wilson que después de hacer películas tan estúpidas como Tú, Yo y ahora Dupree, clava el papel que en otros tiempos hubiese interpretado un joven Allen. Owen Wilson interpreta a la perfección el papel de soñador neurótico y nervioso que tanto le gusta a Allen y que tanto nos gusta ver a los espectadores en sus películas. Así, el director neoyorkino que ya había encontrado en Larry David a su yo de edad más avanzada, ha descubierto en Wilson a su yo de la juventud.

Otra de las razones por las que merece la pena ir al cine y pagar tu (carísima, desgraciadamente) entrada tiene por nombre Darius Khondji. El director de fotografía iraní, que ya hizo películas como Delicatessen, Alien Resurrection o My Blueberry Nights, hace un excelente trabajo en la fotografía de Midnight in Paris, enseñándonos la belleza de las luces de París, de sus atardeceres, de sus días y, cómo no, de sus noches.

La crítica ha recibido este nuevo film con una gran acogida situándola, acertadamente, como una de las mejores películas de la filmografía del director. No es una película sólo para pasar el rato, es una película con trasfondo crítico, de reflexión, que desborda inteligencia y, por si teníamos poco, consigue arrancarte carcajadas cada dos por tres y mantenerte la sonrisa en la cara durante toda la cinta.

No comments:

Post a Comment