Saturday, 16 July 2011

Match Point


Woody Allen confesaba al escritor Eric Lax en el libro “Conversaciones con Woody Allen” que una de sus películas favoritas de su filmografía es Match Point.

Una de las ilusiones de Allen a lo largo de su carrera cinematográfica era hacerse valer como creador de dramas y no sólo de comedias. Esto no hacía mucha gracia a su público que siempre esperaba de él una nueva película graciosa y divertida con Allen actuando en ella. Tras varios intentos que no gozaron de gran aceptación (como es el caso de Cassandra’s Dream), con Match Point Woody Allen consiguió por fin que un drama suyo fuese valorado como se merecía, recaudando además una cantidad sustancial.


Este drama ambientado en Londres cuenta la historia de un profesor de tenis (Jonathan Rhys Meyers) que acaba emparejado con la hermana de uno de sus alumnos, el cual está saliendo con Nola (Scarlett Johanson). Nola y el profesor inician una aventura que crece con la ruptura de Nola con su pareja y que el matrimonio de él no consigue frenar. Finalmente, deja embarazada a Nola y ésta le pide que deje a su mujer o que, al menos, se lo cuente. El protagonista acaba matando a Nola en un crimen bastante imperfecto, pero la suerte acaba haciendo que salga impune.



En Match Point, Woody Allen nos presenta el caso de un hombre que ante la comodidad de su nueva vida, gracias a su esposa, llena de riqueza y con un buen empleo, prefiere permanecer casado con una mujer que no le llena antes que dejar todo eso. Incapaz de abandonar esa vida y ante las amenazas de su amante de destapar su aventura, decide cometer un asesinato. Para cubrirse las espaldas asesina también a la vecina de Nola y le roba sus joyas. El asesino de este crimen acaba saliendo impune, con lo que Allen se aleja una vez más de los estándares hollywoodienses de finales típicos.

Un tema muy importante de esta película es el de la suerte. El crimen cometido es imperfecto. Cuando va a deshacerse de las joyas y las está tirando al río, el anillo de boda de la anciana choca contra la barandilla, como una pelota de tenis choca contra la red, y es cuestión de suerte que caiga al río o quede fuera. El anillo cae fuera. Lo que aparentemente es mala suerte se convierte en un golpe de buena suerte al encontrarse el anillo un drogadicto que aparecerá muerto y al que identificarán como asesino, quedando así cerrado el caso.

Una vez más, como en todos sus films, Woody Allen demuestra su maestría como creador de tensión y emociones sin mostrar en pantalla ninguno de los asesinatos, porque no lo necesita. Lo mismo ocurre con la escena de pasión protagonizada por Scarlett Johanson Y Jonathan Rhys Meyers en el campo: no hay sexo, sólo pasión.

Una anécdota: esta escena estaba pensada para rodarse en el jardín de noche, pero el neurótico Allen dijo que de ninguna manera iba a salir al campo de noche, así que decidió pasarla a la tarde y localizarla en un sitio que no fuese el jardín, ya que allí ya había rodado otra escena.

No comments:

Post a Comment